"ME HAGO DAÑO"

                                                                   
Ayer, viendo un capitulo de los Simpons, vi a Marge que se rascaba el brazo. Pues esta tontería hizo que en mi mente aparecieran de golpe, las imágenes de algo que yo hacia. Autolesionarme. Ni me acordaba de ello. 
Fue al ver la imagen de rascarse el brazo.
Yo lo hacía, me rascaba y me rascaba hasta hacerme una herida, a veces en un brazo y a veces en otro. Tenía que ponerme manga larga si ya hacia buen tiempo para que no se me viera.

Recordé también como me pegaba cabezazos en el baño, contra la pared, o mordía las toallas, con rabia. Daba patadas a las puertas, que mas de una vez tuve que rellenar los agujeros y forrarlas con papel yo misma. 
A los 12 años, cuando sucedía el abuso, yo llevaba gafas (ahora llevo lentillas) y también me hacia heridas en el entrecejo para no llevarlas porque se reían de mi. 
Recuerdo también, con esa misma edad, como ya había hecho el cambio, me rasuraba mis partes para no parecer adulta y así evitar el abuso. 
No quería crecer, no quería hacerme mujer.
Si que tenia mucha agresividad, contra mi misma sobre todo. 
Ahora  ese aspecto al menos ya lo canalizo mucho mejor, por suerte. 
Muchas veces prefiero no decir nada, por si acaso contesto mal, o hiero a la persona que me "ataca" con algún comentario molesto o mal educado. Prefiero callarme y guardarme la rabia. 
Claro que después lo paso muy mal intentando olvidar el incidente. 
¿Que haces con toda esa rabia? 
Recuerdo tambien dar muchos portazos, quejarse los vecinos, y yo insultarlos gritando. Todos me gritaban y en vez de ayudarte, calmarte, ver que te pasa, te chillan, te insultan, te humillan mas, y tu te vas sintiéndote cada vez mas pequeña, mas invisible, mas débil. 
Era una sensación horrible. Una sensación de inmensa soledad e incomprensión.
Aquella vez, que una  de mis ex parejas problemáticas, (porque sueles buscarte sin darte cuenta ese tipo de parejas) vino a buscarme, bebido, y me forzó. 
Fui primero a un hospital, yo sola, y mientras esperaba, una familiar me llamo al móvil, sabiendo ya lo que había pasado y me dijo que me estaba bien empleado por haber tenido de pareja a esa persona.
¡Me sentí tan doblemente hundida en ese momento! 
Allí no me atendían, la otra llamándome para decirme eso, cogí y me fui. 
Y en ese  momento, lo recuerdo muy bien, me sentía  tan terriblemente sola, desamparada, iba por la calle como un zombi, con el corazón a mil por hora y sin saber ni donde ir, ni donde acudir.  Fue un momento muy duro también, que casi no pude ni denunciar por las amenazas del agresor a que siguiera adelante con la denuncia. 
Aprendes a convivir con ese desamparo, ya te resignas a que te humillen. 
Incluso ahora, que la relación con mi "familia" es prácticamente nula, por teléfono y por pura diplomacia o hipocresía, como quieras llamarle, siguen tirando alguna púa de vez en cuando para desprestigiarme.
¿Que hago? 
De momento callarme, guardarme la rabia y esperar la ocasión de ver como la vida pone todo en su sitio. 
No darles lo que esperan, no darles el gusto de verme enfadada o dolida. 
¡Y eso que nunca se habla del abuso, para ellos como si nunca se lo hubiera dicho! ¡Tienen suerte que les concedo tantos miramientos!

Con tanta rabia hacia los demás que no puedes sacar, acabas, en vez de hacer daño a un tercero, aunque sea culpable, haciéndote daño a ti misma, de múltiples maneras. 
Lesionándote, prostituyéndote, castigándote con la anorexia o la bulimia, es un cúmulo de desprestigios hacia tu persona por asco y odio que sientes hacia ti, pero en definitiva hacia los demás que te hacen daño y no puedes decírselo.

Se que hay una enfermedad que se llama  Síndrome de Munchaüssen, que es que los propios padres, en el caso de los hijos, les envenenan o maltratan para que enfermen y así poder cuidarlos. Muchas familias necesitan una oveja negra en quien cebarse para ellos sentirse mejor con sus mierdas de vidas. 
Parece que les gusta que tu estés mal, para ellos  sentirse por encima. 
Por desgracia, hay muchas familias así.