"QUIZÁ SIEMPRE HE SOBRADO EN EL MUNDO"

   
Me da aún un poco de miedo, por decirlo de alguna manera, el destapar todo, pero no me apetece llegar a los setenta años, si llego, y pensar que lo he callado todo, que nadie se ha enterado y que yo me iré de este mundo sin dejar constancia al menos de mi sufrimiento, mi experiencia y de su culpa.Y si lo pienso fríamente, ¡la verdad es que no creo que me hablen mucho menos de lo que me hablan ahora, que la relación es prácticamente nula con mi "familia"!.  
¡Tampoco perdería mucho!
Me acuerdo que los fines de semana tenia que ir a casa de mis tíos porque mis abuelos se iban de excursión el domingo y el viernes cuando me recogían del colegio, ya era una tortura, solo el pensarlo.
Lo pasaba mal, yo me había vuelto, a causa del abuso, muy introvertida, y siempre quería quedarme en el piso, no quería bajar a jugar, era una urbanización, y me  insistían siempre que bajara, que bajara, que tenía que jugar, que que hacia allí sola.
Tenia que bajar y no me sentía ni integrada, ni aceptada, ni nada de nada! 
Mis primos porque vivían allí, pero yo, entre que no conocía a nadie y lo introvertida y solitaria que era, ¡lo pasaba fatal!
Tenia que bajar a la fuerza, yo quería quedarme jugando con las muñecas de mi prima, o leyendo, que siempre me ha gustado mucho. 
Pero no. 
Y la hora del baño no te digo ya! Peor que peor!
¡Allí tenias que bañarte dos veces al día! ¡Y yo con la fobia que tenia a las duchas y bañeras que no eran las mías, lo pasaba otra vez fatal!!
No tengo buen recuerdo de esos fines de semana la verdad.
Me dijeron una vez, que yo, lo que tenia que hacer cuando fuera mayor, era buscarme un tío rico que me mantuviera!
No creo que fuera el mejor ejemplo para dar a una niña de 12 años.
Esos fines de semana eran tortuosos.  
Cuando tenia 10 años, estábamos en casa de unos familiares de mi tío político y me encontré muy mal, con mucha fiebre, dormí en un sofá cama en el salón, yo sola, todo oscuro, una fiebre horrible, que creo que deliraba, no dormí nada y solo recuerdo el tic tac del reloj de cuco que había, que pesadez! 
¡Era caótico ese ruido tan constante y repetitivo!
No me llevaron al médico y por suerte, al día siguiente, creo que me bajó un poco la fiebre, pero me hubiera gustado estar en mi casa y no allí.
¡Encima te sientes culpable por encontrarte mal y aguarles la fiesta, como me dieron a entender!.
Siempre he tenido la sensación de que sobraba en mi familia, en el mundo. 
Me está costando hacerme lugar. 
Voy teniendo ya mi rinconcito, pero a base de decepciones y golpetazos emocionales que a la vez, te hacen mas fuerte!
Mi abuela siempre me dijo que mi madre, unicamente se quedo embarazada de mi para "enganchar a mi padre". O sea, que no me querían.
Con esa frase siempre he pensado: ¿ves como no tenia que haber nacido?
No se si es verdad o no, ya no lo sabré nunca. Están todos muertos ya.