¿QUE PASA DESPUÉS? ¿PORQUE ABUSAN DE TI?

º
                                                                         
Cuando era pequeña, tenía adoración por mi abusador, cuando llamaba a la hora de comer a casa desde el trabajo, yo iba corriendo como una loca al teléfono para hablar con el. Recuerdo incluso que una vez, iba tan deprisa, que tomé mal la curva de la habitación y me golpeé contra la esquina de la pared, haciéndome una brecha en la frente.
Después, empezó a cambiar todo. En la época del abuso, yo odiaba cuando me decía que estaba muy pez en las matemáticas, (siempre he sido de letras y los números me costaban más), no soportaba cuando eruptaba, cuando bostezaba, no aguantaba nada de el. Cuando hurgaba en su nariz, ¡todo, odiaba todo!. Cuando fumaba en la mesa sin haber siquiera acabado de comer.¡Que asco! 
Después tuvo que dejarlo a la fuerza por prescripción médica, ¡menos mal!.
De adolescente, sólo podía salir o el sábado, o el domingo por la tarde, de las 18h hasta las 22h, y sin pasarme ni un minuto, tenia que llegar antes de la hora porque si no había unas broncas monumentales. 
Con la ropa que me ponía también había problemas, siempre, y controlaba todas las amistades que tenía, que no eran muchas.
Me fui de casa a los 18 años por no aguantar más viviendo allí. Después, al cabo de unos 8 años, enfermó y murió, y no sentí pena, me sentía rara, no se si por los acontecimientos o porque en el fondo me sentía culpable de no sentir tristeza, me quedé igual prácticamente, incluso recuerdo que un día o dos antes de morir, en urgencias del hospital, discutimos otra vez y le dije que me daba igual lo que le pasara y me fui, y hasta que me llamaron al día siguiente diciéndome  que había fallecido no volví.
Recuerdo que uno de mis familiares, nada más verme llegar, antes de entrar en la habitación donde yacía el, me dijo de malas maneras y delante de todo el mundo: -¡Ahora no montes un numerito de los tuyos! ¡Encima!
Habían sido discusiones tras discusiones, perseguirme con su mano enorme hasta mi habitación para arrearme alguna bofetada, pero yo me escondía y no dejaba que abriera la puerta. Me iba a la calle y me sentaba en las escaleras de la portería, y lloraba y deseaba ser mayor de edad para irme de casa.
A veces era un infierno. Siempre con miedo, siempre suplicando para poder salir un poco mas el fin de semana, ¡y eso que salia bien poco rato! ¡Por los posters en la pared de la habitación, por la música alta, por cualquier cosa!
Lo que más rabia me da, es que de pequeña, guardo también buenos recuerdos con el, por irónico y estúpido que me parezca, ¡y me da coraje! 
Pero no puedo evitar también tener esos recuerdos, me enseñó a montar en bici, me ayudaba con el belén en Navidad, me hizo una báscula de madera para jugar a las tiendas, me curaba las verrugas que me salieron en los dedos. 
¡¡¡¿Porqué después pasó todo eso?!!!  No lo entiendo, te cuidan, te protegen, y después.....
¿Que les pasa? ¿Dejan de quererte? ¿Que pasa después? ¿Porque?