"LA VANGUARDIA CONCURSO RELATO CORTO"

                                                  
Si, ya lo se que sólo es un guión que presento para un concurso del periódico  La Vanguardia digital,  (tiene que ser un diálogo de dos o tres minutos que transcurra en un bar, entre un hombre y una mujer).
¡Pero no voy a  negar que, cuando lo he escrito, he vivido con intensidad todas y cada una de las   palabras que aparecen, imaginándome la escena, deseando que fuera una realidad!
Aquí os lo dejo.


Entré, cansada y decidida.  Allí estaba él, sentado en la pequeña mesa, jugando al dominó entre las voces y el humo, con su faz cansada y envejecida por los años, ignorante de todo mi pesar.
Me acerqué y mirándole fijamente le hablé:

- Te he estado buscando. Hasta ahora no había querido encontrarte.

- ¿Tu? ¿Qué haces aquí tu?¿Que quieres?- me preguntó sin apartar la vista de las piezas.

 -Quiero decirte algo- mi voz temblaba y me costaba respirar.

-¡Me he cansado de llevar esta carga yo sola, de que tu estés tan tranquilo y yo tan hundida. Me he cansado de callar y  sentir vergüenza por  lo que me hiciste, de que mi vida haya sido una espiral de consecuencias de tu acto!.

-¿Pero que dices? ¿A que viene esta tontería ahora?- no gritaba, no me miraba siquiera a la cara.


 -¡Tu me has robado parte de mi infancia y condicionado mi existencia!. Se acabó tu secreto, ya no tengo miedo, tus manos grandes mancillaron mi cuerpo y te lo hago saber. ¡Todos van a saberlo, voy a ensuciar tu buen nombre y solo te quedará el resto de tu vida para aprender a vivir con ello, lo mismo que intento hacer yo!. 

-¡Estas loca!- me grito, sin inmutarse siquiera.
-¡No se de que me estas hablando. ¡Hace muchos años que no sabemos nada de ti!
-¿A que vienes ahora con estas monsergas?  ¡Déjame en paz !- me gritó, esta vez mirándome, desafiándome.

Me acerque mas a el y continué:
-¿No te has preguntado porqué ? ¿No os lo habéis preguntado nunca? ¿Porque el silencio inundaba mi vida, porque mi mirada era triste y se apoderó de mi la soledad? ¡Claro,son cosas de la edad!!
 
-¡Lárgate de aquí y no me pongas mas en evidencia, loca!


-¡Si, estoy todo lo loca que se puede estar para acusarte, después de 20 años, delante de todo el mundo!.

-Ya no tengo nada más que perder, ya lo perdí todo. ¡Tu me lo robaste!

El silencio inundaba el bar. Expectantes, todos esperaban. Aguardaban, intrigados, el desenlace y mirando ya con desconfianza al viejo.

-Has sido tu- dijo con voz débil y cansada
-¡No se porqué lo hice, no se porqué pasó!- consiguió exclamar.
-Todos estos años sin querer recordar, ¡tu me lo pusiste fácil!, con tu desaparición, no te veía, no
 tenía  cerca la voz de mi conciencia que todo este tiempo ha seguido en silencio, reconfortada por tu ausencia!

Y acercándome aún más, ya con  valor, sintiéndome más fuerte, le dije:

-¡Quiero que me pidas perdón!, -
 -No, mejor, ¡quiero que admitas delante de todo el mundo lo que me hiciste, todo el daño que me has hecho y cargues con esa culpa y con el  menosprecio de todos los demás, igual que lo he sufrido yo todos estos años!
-Me habéis ignorado y humillado. ¡Todos!!
-¡Nadie me ayudó, nadie se preguntó que me pasaba!!! ¿Porqué??? dime, ¡¡¡¿¿¿¿porqué???!!!!!!!!!!!

Se levantó y con pasos débiles y cortos se dirigió a la puerta de salida. Una vez allí, se giró, y mirándome, con voz entrecortada me dijo:

-Si, supongo que ya es inútil.
-Esperaba este momento,  tarde o temprano sabia que llegaría.
-Lo he sabido siempre. Lo siento. Estamos en paz.

Y desapareció, y yo suspiré, sintiéndome un poco mas liviana.

¡Me ha gustado imaginármelo, la verdad!

Publicado en La Vanguardia: "SE ACABO TU SECRETO"