"SUCESOS UN TANTO ANORMALES"


                                                                            
Me he dado cuenta que a veces no es tan anormal  que se den algún tipo de fenómenos un tanto extraños. Yo no creo mucho en estas cosas, pero reconozco que algunos hechos que me han pasado son curiosos.
La primera vez que me paso algo "anormal" fue a los cinco años, en la casa que teníamos alquilada para los fines de semana en el campo. Había un bosque colindante a la vivienda y jugábamos por allí todo el día.  
Nos llamaron para comer, mis primos bajaron corriendo  los primeros y yo me quedé la última. De repente, apareció delante mio alguien cubierto con una capa y capucha negra, como un monje  y empecé a  correr con todas mis fuerzas. Solo lo vi un momento, ¡me asuste tanto!
En la época que sucedía el segundo abuso, en una de las habitaciones, donde yo jugaba, escuchaba por la noche un ruido como si alguien arrugara una bolsa de plástico, Nadie me creyó claro y mis abuelos eran mayores y no lo oían.
La segunda vez que fue con una amiga que visitamos a una mujer de color que leía las manos. 
Un poco a cachondeo nos lo tomábamos y por curiosidad nos citamos con ella. Tomó la mano de mi amiga y no pasó nada. Tomó mi mano y en dos segundos la soltó como si se estuviera electrocutando. 
Me miró y con los ojos muy abiertos se apartó de mi y me dijo que no, que no quería que estuviera allí y que por favor me fuera.
Me quede entre extrañada, sorprendida y un poco asustada. No esperaba una reacción así.
Cogimos el coche de mi amiga y en un tramo de la carretera, de camino a casa de mi ex-pareja, al que tenía que visitar y las dos simultaneamente sentimos una sensación rarísima, que nunca más  he vuelto a sentir. 
Se que suena estúpido e ilógico, pero mi amiga me miró, paró el coche en el arcén, y nos dijimos:-¿Has notado eso? Era como sentir la muerte. Fue muy extraño. Me asusta el recordarlo.
Justo un año después, fallecía ese chico y yo tuve el intento de suicidio. No se si tendría algo que ver.
Lo mas reciente que he vivido, fue hace dos años y medio, en casa. 
Mi abuela con la que vivía, que a pesar de nuestra relación amor/odio que siempre mantuvimos, yo quería y se que ella a su manera también, le fue detectado un cáncer y en cuatro meses se fue. 
¡Estaba tan indefensa,  me partía el alma  ver como una mujer con tanto orgullo e ímpetu se volvía  tan necesitada de ayuda. 
Yo la cuidé en casa como si fuera un bebe, (teníamos una cámara de infrarrojos de los niños,  para controlarla por la noche, puesto que apenas dormía y se levantaba mucho ), con  mis dos niños y embarazadísima del tercero.  
El último día ella ya estaba entrando en coma y decidimos con mis tíos llamar a la ambulancia para llevarla al hospital.  
Yo no podía darle ya ni agua, ni sabía si tenía que aumentarle los parches de morfina, no hablaba, no podía indicarme sus necesidades y decidí ya ingresarla. 
Fueron sus últimas horas.  
Ingresó en el hospital a las 18h de la tarde. Yo estaba agotada, con un barrigón enorme y a eso de la 1h de la madrugada, mi marido y yo estábamos ya acostados, escuchamos la puerta de la calle abrirse, a continuación tres golpes en la puerta de nuestro comedor, (como los que ella acostumbraba a dar cuando venia a casa), y después una consecución de pasos.  Nos levantamos los dos,  (no es que lo oyera yo sola)  y nos acercamos a la puerta. La abrí y miré, 
No había nadie evidentemente, sabia que  mi tío estaba en su casa y mi tía en el hospital con mi abuela. 
Nos miramos asustados y perplejos, pero estábamos tan cansados que nos metimos en la cama para dormir un poco. A las 6h de la mañana sonó el teléfono de casa. Era mi tía. Mi abuela acababa de fallecer. Automáticamente pensamos los dos: "Era ella que venia a despedirse". ¡Mira que le hemos dado vueltas a esa situación, y no tiene explicación lógica alguna!.
Otra anécdota curiosa. 
Me ha pasado dos veces en mi vida. En el 2003, no le di mucha importancia a esas imágenes que veía, durante un día o dos, consecutivamente, en mi cabeza.  El año pasado, para mi sorpresa, me volvió a ocurrir. Volvieron otra vez todas esas imágenes sin sentido, de personas, de lugares, que no conozco ni he estado nunca, durante otros dos días, todo el rato, sin parar, podía ver imágenes de la persona que tenia delante en ese momento. ¡sin conocerla de nada! Realmente agotador y muy angustioso. .
Rarísimo.  Algunos de esos lugares que vi , los he visitado por vez primera durante este año por casualidad. 
Es realmente curioso. 
No me atrevo a ir a preguntar a que puede ser debido. Después se va, hasta no se sabe cuando.
No se si  es posible  que las personas que hemos pasado por algún hecho traumático podemos llegar a desarrollar una percepción especial para este tipo de hechos. 
Es un misterio.