" CARTA A MI AGRESOR AÑOS DESPUÉS "



                                          
En la primera asociación de abusos que estuve, nos hicieron escribir una carta a nuestro agresor. Nunca llegué a leer la mía, porque el día que me tocó a mi, se acabó el tiempo y ya nunca más se supo del tema. En la última que fui, tampoco pude leerla. Pero en fin. Yo la guardé. Y la publiqué, de esto hace años.
Dejo el enlace:  "CARTA A MI AGRESOR"

Esta es la que le escribiría ahora. El otro día, pensaba que ya no sentía lo mismo, que mi carta, ahora, sería otra.  
Sería esta:

"¿Sabes? 
No estoy segura de que es lo que siento hacia ti, una mezcla de odio, decepción, incredulidad, tristeza. Incluso recuerdo que me enseñaste a montar en bici, me hacías cometas, una báscula de madera para mi colmado de juguete.
¡Y no te imaginas la rabia que me da recordar todo eso! Porque no entiendo que pasó, que cambió, porque abusaste de mi, me destrozaste la infancia y media vida.
No sentí tu muerte como algo triste, no sentí nada. Te odiaba, por tu mal genio, por tus crueles palabras y egoístas comportamientos conmigo en mi infancia y adolescencia, porque me usabas como si fuera la imagen de mi padre o madre la que veías y pagabas tu frustración conmigo. El resto de la familia no me ayudaron tampoco, todos contra mi como leones furiosos.
Todos me veíais a mi como si fuera mis padres, mi madre en concreto. 
Ahora, casi con certeza, te diré que tengo más resentimiento hacia mis "familiares" que me amargaron tanto la vida después, hasta hace bien poco, que hacia ti.  O quizás el mismo odio, el mismo asco, la misma decepción.
Tu desapareciste de mi vida con tu fallecimiento, pero quedó lo peor, las secuelas de lo que me hiciste y la amargura y obsesión hacia mi que tenían todos ellos. 
A ti y a ellos os debo la espiral de consecuencias que ha sido mi vida y las secuelas que sigo arrastrando a día de hoy. 
Veían en mi, también como tu,  a mi madre  y a mi padre, usaron su ira conmigo como si yo fuera ellos. Estaba sola de niña y seguí sola de mayor.
Ellos, mis padres, se perdieron, pero yo... no lo conseguisteis, os hubiera gustado a todos, lo se, no soy idiota. 
Es lo que esperabais ansiosos, que la cagara igual que ellos, que diera por válidas todas vuestras conjeturas como hicieron ellos .
He sido más fuerte que vosotros, a pesar de que me habéis dejado sin fuerzas, muy débil, entre todos casi lo conseguís. 
Pero con tal de joderos, por llevaros la contraria, algo que se que os enerva sobremanera, he actuado en consecuencia, salvándome a mi misma de vosotros. 
Y aún seguís sin hablar del tema, seguís sin hablar, a pesar que os lo comuniqué, continuáis en ese silencio que os ha caracterizado siempre. 
No se ve, no existe. 
No me ven, no existo. 
Lo mismo es.
La invisibilidad no es perpetua, no quiero hacerla eterna, no lo haré, me lo debo a mi misma, a esa niña que fui de 8 años, de 12, a esa chica de 18, 25, a esta mujer  que soy ahora.
Quiero creer que la vida es justa.
Ahora tengo mas paciencia, esperaré.

"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"
Ambar IL.