02 abril 2010

"¿HAY PERSONAS QUE HUELEN EL MIEDO?"


                                     
Hubo un chico con el que medio salía, que me dijo que era una mierda como mujer porque había perdido un embarazo, (me acababan de operar del cuello del útero, de unas células precancerígenas) y lo perdí. Normal en mi estado, no tenia cicatrizada aun la herida. Me sentó muy, muy mal. Le dije que el tenia madre y dos hermanas, que tuviera cuidado con lo que decía. 
Otro, una vez que me pilló vomitando en el baño, en mis inicios de bulimia, me dijo que era una asquerosa y que no tenía porque aguantar que yo hiciera eso.
Otro se enfadó mucho conmigo, porque según el,(mis ojos son tirando a verdosos), y decía que llevaba lentillas de color verde. Llevaba lentillas, pero no de colores, tengo bastante miopía y sin ellas soy como un topo. Me dejó porque decía que el no estaba con una mentirosa. 
Aunque yo pienso que fue una escusa, era un niño rico y yo no me adaptaba a su status social. Tampoco perdí mucho.
La directora de un curso que hice de estos para mujeres con problemas, durante un año, me dijo al empezar, que no me preocupara, que ellos se encargaban de tramitar los papeles de una pequeña ayuda que recibía por estar yo sola con mi abuela. 
Al hacer el curso, que era remunerado, pues tenias que trabajar también, debías avisar para no cobrar la ayuda hasta que finalizara el curso. Confié en ella y no presentaron nada.  
Al cabo de unos meses, me avisaron que había estado cobrando las dos cosas a la vez, y me la quitaron. Cual fue mi sorpresa, yo ni había mirado ese numero de cuenta, que fui a pedirles explicaciones, de porque no lo llevaron a la seguridad social como me dijeron. Me dijo, enfadada, que yo estaba mintiendo y que ella no había comentado nada de eso. Que me lo estaba inventando, que tenia que haberlo llevado yo. Tenía a mis compañeras de testigos, cuando se dijo estaban todas delante. No sirvieron para nada sus palabras tampoco. 
Me denegaron la ayuda rotundamente por culpa de la incompetencia de esa mujer.
Con mi familia más de lo mismo, cuando dije a mi tía lo de los abusos, fue un día que yo preparaba la ropita de mi tercer bebé que le quedaba poco para nacer. Mi abuela aún estaba viva, enferma, pero le quedaban un par de meses para su fallecimiento y me ayudaron las dos. 
Después de su muerte, se lo comenté a mi tío, el otro hermano de mi padre, y me dijeron que era una mentirosa, que lo decía por rabia, por los múltiples problemas con la herencia que tuvimos. 
Otra vez quedé por mentirosa sin serlo. 
Todo por la desfachatez de los demás en humillarme y hundirme y seguir viviendo en una eterna mentira.

Mi madre biológica, una de las veces que vino de visita, me dijo, con mis siete años que una muñeca de trapo que yo había hecho, rellena con serrín y el cabello de lana, no valía para nada. 
Que era mejor una comprada. 
Aún lo recuerdo. 
Me sentó muy mal. 
Y cuando tenia 12, cuando sucedía el abuso, otra de las veces que vino, comentó que estaba muy fea con chándal. Tenía gimnasia ese día en el colegio.
Muchas veces pienso si me tenía manía o que, porque no entiendo muchas de las actitudes que tuvo conmigo.
A veces creo que las personas son como los perros, huelen el miedo y tu debilidad emocional. 
Y con el rollo de ser políticamente correcto, te callas y no dices nada, guardándote la rabia y el odio para ti, lo que no  beneficia en nada.
Me gustaría poder decir de verdad todo lo que pienso, caiga quien caiga,  pero no tengo valor para hacerlo.