"CUANDO TU ENTORNO NO VE NADA"



Un horrible suceso. 
Una pobre niña que había sido abusada por toda su familia.  Por suerte los han detenido ya a todos. Con condenas, más que condenables, porque no alcanzan ni con creces lo que realmente merecerían estos monstruos.  
Me había recordado a mi el hecho de que tampoco el colegio se percatara de lo que estaba aconteciendo a esa criatura, a esa alumna. 
¿Con que clase de, ya no digo docentes, porque no todo el mundo es igual,  con que clase de humanos estamos tratando? 
¿Que les pasa? 
Estoy completamente segura que los comportamientos de esa niña reflejaban con creces que algo le estaba sucediendo. ¿Porque en algunos casos se pasan por alto estas señales?
¡Es muy cara la condena que pagas por el abuso y por el que nadie te ayude en ese momento!

Esta carta  la escribí a la sede del que fue mi colegio. Se la envié por mail y me contestaron, pidiéndome disculpas por no haberse dado cuenta, que eso les serviría para estar más atentos. 

"Buenos días, he leído hace un momento las congratulaciones hacia el colegio X que tienen ustedes. Yo estudié en el toda mi etapa de primaria  y lamento tener que decirles que no es oro todo lo que reluce. 
Sufrí abusos sexuales a los 8 años por unos desconocidos y más tarde por parte de un familiar a los 11 años.  
Durante los tres últimos años en este colegio, 6º, 7º y 8º, a nadie pareció importarle mi cambio de actitud, mi bajada exagerada en las notas, mi comportamiento muy introvertido, todo eso en el paso de un año a otro. 
En 5º estaba bien, incluso iba en el grupo de las que denominábamos "empollonas" y de repente, en 6º empezó mi calvario del que nadie pareció darse cuenta.
La susodicha, renombrada y admirada X, fue mi tutora durante esos 3 años, en los que ni interesarse siquiera por mis circunstancias y el trato que recibí por mis compañeras de clase, las cuales me pegaban e humillaban durante 3 odiosos y horribles años.


En una excursión al planetario con X, la profesora de química, me caí y me hice un muy doloroso esguince del que nadie reparó, ni me llevaron al hospital, tuve que subir las 3 plantas hasta el laboratorio a la vuelta de la excursión y llegar a mi casa apoyándome en la pared del antiguo cine  del insufrible dolor que sentía. Por supuesto nadie reparó en ello. Todo esto tuve que aguantarlo en este admirado por ustedes colegio y con unas profesoras a su vez también admiradas. 
Ahora soy mayor y aún estoy pagando por las consecuencias de aquellos años en los que me pasé la media hora del patio sola! 
No se lo perdono ni a la persona que abusaron de mi ni al colegio por no darse cuenta de nada siendo las señales mas que evidentes de que algo me pasaba. 
¡Muchas gracias por nada!"

Di por buena la respuesta, pero después conocí, a través de una compañera de clase, una de las que no me pegaban ni humillaban, que hubo también algún caso de abusos en el colegio por parte de un religioso. 
Yo eso no lo sabía. 
Entonces empecé a dudar de si su "amable" respuesta fue por arrepentimiento o para quitarme de encima y no levantar la liebre con la que está cayendo..


 "CADA ABUSO QUE EVITAMOS, ES UNA VIDA QUE SALVAMOS"