¡QUE MAL DÍA HE TENIDO!


                                                                                     
Hoy he tenido un mal día, ¡un día horrendo!. 
He vuelto a revivir el abuso, he tenido un problema con una persona de mi trabajo que ha intentado propasarse conmigo, tomándose demasiadas confianzas donde no las había.
Ha  sido horrible, me ha hecho sentir muy, pero que muy mal, con rabia, dolor, impotencia. 
Me he sentido como cuando tenía ocho y doce años, y no podía decir nada porque la otra persona tenía más autoridad que yo. Me ha pasado lo mismo hoy.
Después, me ha entrado muy mal humor, mucha rabia, ira y asco. Me he dado asco, me ha dado asco esa persona y me he dado asco yo.
Evidentemente no quiero ni volver a verlo y ya he especificado que no quiero, ¡jamás, volver a tener trato con él!
He pasado muy mal rato, y aún estoy seria, confusa y distante, no quiero volver a revivir esto otra vez.

Y al igual que me alejé de malas compañías, de drogas, de conductas autodestructivas, tengo que alejarme de este tipo de individuos que no tienen escrúpulos y que por ser mujer ya se creen que tienen vía libre para dejar libres sus instintos con quien les da la gana. 

Y no es así. No quiero, ni tengo que permitirlo nunca más. 
He conseguido mucho para que ahora un estúpido me haga sentir tan mal.
Es como si alguien ha tenido un accidente de coche y vuelve a tener otro. 

Es angustioso igual que la primera vez.
Tengo que aprender que la educación y la diplomacia, con quien las merezca, ¡a otros, ni agua!