"LA ANGUSTIA DEL EROTISMO"

                                          
Una secuela o consecuencia de los abusos sexuales que sigo manteniendo, muy a pesar mio y siendo consciente de que a muchos les resultará absurda e incomprensible, es la incomodidad, la angustia y el pánico que me produce la visión de imágenes eróticas o sexuales en la Tv,  las revistas, en la red o en la calle.
Antes me daba vergüenza descubrirla, porque me la han ridiculizado en ocasiones y eso me ha hecho sentir muy mal. Pero ahora lo digo abiertamente.
Este hecho lo he comentado con algunos profesionales de asociaciones de ASI y ni caso me han hecho y le han quitado toda importancia, dejándolo como una fobia ridícula mía. Y yo sinceramente, lo paso realmente mal. 
Y no porque sea anticuada o beata, como me han dicho injustamente en ocasiones, pues como sabéis,  mi vida en ese aspecto no ha sido precisamente monótona.
En casa no vemos anuncios, ni programas o series plagados de   erotismo femenino por todas partes, ni escenas de desnudos o sexo.
Mis hijos, según que series actuales, según que dibujos animados, tampoco los ven por lo que fomentan y las escenas de esa índole que sacan. No creo que sea lo adecuado para su edad.
Mi marido y yo pensamos que ni yo tengo que ver a otros hombres ni el tiene que ver a otras mujeres en esas actitudes, que es en la mayoría de los casos, puesto que es la imagen femenina la que se lleva casi todos los desnudos o cargas eróticas. Cuando va a salir algo, cambiamos de canal o ponemos el teletexto.
En eso pensamos igual, al margen que yo haya pasado por abusos y el no.
Por eso seguimos juntos.
Mi secuela, no está en el hecho de no querer ver imágenes eróticas por cualquier lado, ya que cada uno decide lo que quiere ver y lo que no. Incluso hay quien opta por no ver la TV. 

Es una forma de vivir que puede elegir una persona, sin necesidad de pasar por ningún hecho traumático.
La secuela la tengo en el dolor que siento, lo mucho que me violentan estas imágenes de mujeres por todas partes con según que ropa o sin ella y en según que actitudes.
Me ha pasado desde que era adolescente, después del segundo abuso.
Analizándome como siempre a mi misma, creo que siento terror con estas escenas porque inconscientemente, odio todo lo que pueda excitar sexualmente la mente de un individuo y como consecuencia, después, hacerte daño. Los muchos años de experiencia viviendo en el mundo de la prostitución, también han contribuido a fomentar esta secuela.
Si no existieran parte de estos estímulos, que tan gratuitamente nos casi obligan a observar, no giraría tanto el mundo en torno al sexo o a la imagen a nivel erótico. 

La vida de muchas personas está basada la mayor parte del día en la búsqueda de elementos eróticos en el sexo contrario.
Muchos no lo reconocen, pero otros si llegan a darse cuenta.
Me gustaría poder algún día, aunque en casa sigamos quitando este tipo de imágenes, porque repito, es una decisión de los dos, no sentir ese dolor tan grande, esa sensación de angustia que siento cuando intuyo que van a salir.