"LAS PELICULAS DE MI VIDA"

                                    
El nexo que podemos sentir en algunas películas o series con algunos personajes en concreto, puede resultar muy interesante de analizar. En muchas de ellas, puedes sentir similitudes con algún personaje o argumento en concreto.  Y con algunos de ellos, no te percatas del parecido que tiene con tu propia vida hasta al cabo de muchos años. Aunque la hayas visto mil veces.
Estos son algunos que recuerdo, con los que he relacionado  mi vida y personalidad. Cada uno en épocas distintas de mi existencia.

Spiderman, el protagonista, Peter Parker por el maltrato físico y psicológico que recibe por parte de sus compañeros. Por no tener padres y vivir con sus tíos, ya ancianos.
También con Jane, su novia, por la desestructuracion de su familia y las humillaciones que recibe por parte de su padre.

Forest Gump, curiosamente, este martes la volví a ver y sentí que Jenyfer, su protagonista femenina, era una alma gemela conmigo. Sufrió abusos en su infancia, y fue dando tumbos toda su vida entre las drogas, el sexo, parejas maltratadoras, huyendo siempre como hacia yo. Huyendo sin saber porque ni de que.

Inocencia interrumpida,  cuyas protagonistas, Angelina Jolie, Winona Ryder y Britany Murphy/recientemente fallecida), encerradas en un centro  psiquiátrico,  cada una de ellas por motivos diferentes, tenia un mucho de mi. Las tres. Me he sentido identificada con las tres en toda la película.

Erin Brockovich,  cuya protagonista, Julia Roberts, demuestra que su lucha incansable vale la pena. A pesar de los múltiples impedimentos que encuentra por el camino. No he llegado aún a cumplir el final de la peli, pero admiro a este personaje por su tenacidad y coraje en la lucha de algo que cree verdadero.

Solo mía, película española  de Luis Tosar, que trata del maltrato de un marido hacia su mujer. Dura, pero que en épocas de mi vida, sentí que era un reflejo de mi misma.

Candy Candy, apareció en mi vida a los 12 años, cuando me sucedía el segundo abuso y el maltrato en el colegio por parte de las compañeras.. Parecerá una tontería, pero cuando terminaba de ver un capitulo de esta serie de animación, me ponía enfrente del espejo e imaginaba que era una de esas dos niñas, me peinaba como ellas y construía un mundo ideal en mi fantasía infantil en que mi vida era como la suya.

Harry Potter, si, vale, se que es infantil, pero recientemente he visto por primera vez las tres primeras y por irónico que parezca, siendo ya adulta, he deseado acudir a  estudiar en Howards  y vivir en ese mundo de magia que vive Harry, quien tampoco tiene padres y recibía mal trato psicológico de sus familiares que lo acogieron.

Precious,  por la hecatombe física y psicológica que vive en su casa, el rechazo por parte de los demás y al declive al que le llevan los abusos y la falta de amor por parte de su familia.
Como punto positivo también aplicable a mi misma,  la fuerza de la que le dotan  sus dos hijos para replantearse el rumbo de su vida.

Come, reza, ama, de Julia Roberts y Javier Bardem, no la he visto aún, pero el argumento sin duda me gusta.  Un escapar de todo y de todos. Un redescubrimiento de la vida y de ti mismo.
En esta época de mi vida, necesitaría un tiempo así. 
No un año, no pido tanto, y sin separarme de mis niños ni mi pareja, no sabría vivir sin ellos,  pero un poco de tranquilidad emocional, psicológica, laboral, económica, ¡no me iría nada mal ser por unas horas Julia Roberts!

Ahora mismo no me vienen más a la memoria, pero seguro que hay muchas en las que encontraría similitudes en las que reflejarme.
Todos tenemos películas y personajes con los que nos sentimos identificados y de los que nos acordamos de por vida.