¿ CON QUE CLASE DE FAMILIAS CRECEMOS?



Pero bueno, que asco de familia he tenido al lado!
Una familia que permitió que un abusador viviera conmigo, que lo defendía, que lo defiende aún a dia de hoy. Una familia que no considero ni familia. Me refiero a familia que no hayas formado tu, hijos, pareja, etc. Vamos la que te viene impuesta cuando naces!
Esta, la que viene impuesta, en muchos casos de abuso suelen mirar hacia otro lado, como bien sabemos todos.
El caso es que no solo miran hacia otro lado, si no que además, si pueden arrebatarte un mínimo de dignidad, un mínimo de esperanza de futuro, un mínimo de fuerza vital para encarar toda tu jodida vida, lo hacen! Te la arrebatan sin miramientos!
Después de arrebatarme del lado de mis padres cuando nací, después de creerse  con la potestad de decidir quien debía criarme, después de tolerar los abusos de mi abuelo y de hacer la vista gorda a todas mis secuelas, de acrecentarlas y de hundirme más en el abismo, después de todo eso, le dicen a mi hermana, con la que tampoco tengo trato, que si se haría cargo de mi hija de la que yo estaba embarazada con 29 años! Por si yo no la iba a cuidar bien!
Cínicas, malnacidas, crueles y déspotas! Eso es lo que me demostraron.
Yo me enteré al cabo de unos años, pero nunca dije nada. Me supo muy mal. Mucho.
Ese embarazo, ese primer hijo totalmente deseado, supuso un antes y un después en mi vida. Fue el inicio de una nueva lucha, una lucha por proteger a mi hija, una lucha por darle lo que yo no tuve, una lucha por superarme y hacerme valer, como mujer, como madre, como persona. Una nueva vida y un nuevo camino con esperanza e ilusión.
Algo que ellas nunca pudieron quitarme, más lo intentaron siempre. Les molesta sobremanera verme feliz, luchando y con proyectos. Con una vida que ellas no han tenido nunca porque siempre han estado abducidas por la oscuridad de su podredumbre a la que no quieren abandonar.
Sinceramente, sus palabras me dolieron y mucho. Sus tejemanejes a mis espaldas, sus especulaciones.
Pero con creces se han dado de narices con sus propios, oscuros y rocambolescos pensamientos y andanzas hacia mi.
¿Perdonar?
No, no se pueden perdonar tantas y tantas cosas, tantas y tantas ofensas, injurias, abandonos, sometimientos, chantajes emocionales y tanto dolor causado por ellos.
Desde el abusador hasta el resto de la familia. Todos y cada uno de ellos, abuelo abusador, abuela y ti@s cómplices, hermano y hermana indiferentes totalmente desde siempre a lo ocurrido en mi vida.
Pero en fin. De todo se aprende y se sacan sabias lecciones!!
Si una persona decide luchar, lucha, con uñas y dientes por lo que cree justo. Yo creí en mi, en mis hijos, en mi propia familia.
En una vida nueva que empecé otra vez y que ellos no han podido devastar muy a su pesar.

"CADA ABUSO QUE EVITAMOS SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"
Ambar IL.