"CARTA A MI ABUELA, CÓMPLICE DE ABUSOS"





Carta a mi abuela.

Cuando supe que tu sabias lo que me hacia tu marido, mi abuelo, la que yo creía mi madre que eras tu, la que creía me quería, la que creía me protegía, mi mundo volvió a ponerse del revés.
Un golpe bajo de nuevo. Me arrancasteis de los brazos de mis padres para, se supone vivir mejor, darme una mejor vida de la que pensabais me iban a dar ellos.
Nada de eso fue así, todo una mentira.
Tu sabias lo que hacia tu marido, mi abuelo, tu conocías sus bajos instintos, tu no dijiste nada para evitarlo.
Tu veías a esa niña que era yo, bajar las notas, querer dejar de hablar como acto de rebeldía, sin atreverme, porque sabia que no iba a servir para nada. Sufrir bullying en clase, irme de las comidas familiares al coche por no soportar estar con esta que creía era mi familia.
Ninguno me protegisteis, ninguno hicisteis nada por evitarme toda esa inmundicia. Me llamabais puta, que me buscara un hombre mayor que mantuviera. Esas palabras las escuché de vosotros con 12 y 14 años.

Me entere el 11 de marzo de este año, nunca lo olvidaré. Mi mundo cayó, mi corazón se rompió, mi alma volvió a quebrarse de nuevo, ya creyéndome un poco recuperada. Caí de nuevo al pozo de la impotencia, del porque, porque, porque.
Siempre ese jodido porque, ese porque que me perseguía cada vez que mi abuelo me ponía las manos encima.
Me sentaba en clase y solo había una pregunta en mi cabeza, ¿PORQUE?
Se lo dijiste a otra persona, que lo supo durante años. Nadie me dijo nada.
Tu podrías habérmelo dicho, te cuidé en tu enfermedad, no quise decirte lo que yo creía que no sabias de tu marido, para que no te fueras con esa pena.
E irónicamente te fuiste de este mundo ocultando un gran secreto.
Con los demás, no lo se, creo que no, que lo saben mas miembros de la familia. Pero conmigo si lo ocultaste. A mi no me dijiste nada, nada de nada.
Te preocupaste mucho de otros menesteres antes de partir, pero no del mas importante. Decirme la verdad.
Habías visto como mi vida se hundía en un pozo, habías visto mi infancia extraña, mi adolescencia según tu rebelde, mi vida incoherente para todos vosotros. Solo gritaba buscando una mano amiga que nadie me ofreció. Solo huía de vosotros, que querías someterme a vuestro espectral silencio y manipulación.
Tuviste la poca vergüenza de decirle a una vecina que tendrías que haberme protegido mas.
Y no fuiste capaz de decirme la verdad. No fuiste capaz.
Te quise, te lloré, pero me has decepcionado muchísimo. Para mi ha habido un antes y un después desde este 11 de marzo. Contigo y con el resto de la familia, que para mi ha terminado.
Me piden que no remueva la mierda, cuando ellos han creado toda esa mierda en la que me lanzaron de cabeza.

Me duele infinitamente que mi abuelo abusara de mi, porque casi va mi vida en ello. Pero me duele también tu silencio, tu falta de amor hacia mi persona, una niña sin padres, de los que me separasteis. Una niña sola ante una manada de lobos que erais todos vosotros.
No entiendo tus motivos, me dijeron que era por el que dirán, por que no se me llevaran los de menores que me tenían tutelada.
Mira, no tienes excusa.
Me has decepcionado mucho avia-mama (abuela-mama).

"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"
Ambar IL.