"A MIS PIES, QUE VIENE EL MONSTRUO"


Todavía no puedo estirar las piernas en la cama. Tengo miedo. Miedo de aquella sensación que recuerdo desde niña. De alguien agarrándome de los pies en mi cama.
A día de hoy, aún no puedo. Duermo encogida. Lo intento. Todas las noches pienso, venga, hoy estiro las piernas para dormir, hoy si. Hoy es el día. O la noche en todo caso ja,ja
Pero no. No hay manera. No puedo. Me entra pánico, miedo, siento la presencia de alguien al final de mi cama que en breve tocará los dedos de mis pies.
Como aquella vez. Como aquella noche, como aquellas noches de mi infancia, en que el monstruo venia.
Este jodido estrés postraumático que me acompaña aún. Ya es mi amigo casi, ya forma parte de mi esencia. Ya es mi mejor enemigo.

"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"
Ambar IL.