25 junio 2016

"CUANDO POR FIN HABLAS, ES CUANDO EMPIEZAS A VIVIR"


Cuando te atreves a hablar, cuando pierdes el miedo, cuando ya no tienes vergüenza de reconocer lo que te ocurrió y de acusar a quien lo cometió, es entonces cuando empieza la verdadera curación.
Al contrario de lo que pueda parecer, no duele más por hablar de ello, por hacerlo publico.
Causa más dolor el silencio, el propio y el ajeno.
Cuando por fin hablas, ES CUANDO EMPIEZAS A VIVIR.


"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"

24 abril 2016

"SOY AMBAR, SUPERVIVIENTE DE ABUSOS SEXUALES EN MI INFANCIA"


Si, esta soy yo de niña, ajena a todo lo que vendría después.
He sufrido abusos sexuales en mi infancia y maltrato psicológico. El abuso por una persona muy cercana, mi abuelo, con el que vivía. El maltrato psicológico, por casi todos los de la familia.  
A día de hoy llevo conmigo la maleta de esos abusos (secuelas) y quiero facturarla, pero se que no es posible del todo. 
Lo que si es posible es hacerla menos pesada y que el trayecto sea mas liviano. 
Ahora soy adulta, tengo mi propia familia y por nada del mundo quisiera ni permitiría que pasaran por mi infierno, por nuestro infierno, el de tantos, que callan y esconden esa pesadilla que les atormenta día a día, a medida que van creciendo. 
Actualmente tengo TLP (trastorno limite personalidad), TEPT (trastorno estrés post traumático) y algún desorden alimentario. 
Vendí mi cuerpo, probé las drogas, promiscuidad, depresión, he querido suicidarme en varias ocasiones. He sufrido anorexia y bulimia durante muchos años. 
Me he visto desamparada y sola, muy, muy sola lidiando contra esta manada de lobos que es "mi ex familia", que prefieren silenciar estos abusos para que su vida siga siendo lo que es, una farsa. Sola ante la sociedad entera y ante muchos profesionales por no saber ayudar, por no estar preparados la mayoría para este tipo de problemas con tantas y tan variadas consecuencias como son los abusos.  
Nadie escucha ni nadie ve, nadie quiere oír ni mirar. 
Ni leyes adecuadas, ni protección adecuada, ni ayuda adecuada. 
Ni para muchos de los niños que lo están sufriendo, ni para los adultos con la vida casi rota que los hemos sufrido.
Un sistema que no hace nada por atajar de raíz el problema, solo corta las ramas una y otra vez. 
Porque, aunque la mayor parte de las veces a escondidas y en silencio, los supervivientes de abusos en nuestra infancia, seguimos siendo muchos.

(Año 2006, inicio de este blog)

"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"

19 abril 2016

"JULIO ALBERTO: TENGO LA CARA DE MI ABUSADOR GRABADA EN LA MEMORIA"


Impactante confesión de Julio Alberto, ex jugador del FC Barcelona.

Como bien dice, "Si tienes gripe y llegas tarde, piensan que te estás drogando otra vez".
La sociedad es así.
Las familias, muchas, son así. Sobre todo la mía.
Te estigmatizan porque les da la gana, porque si. 
¿Que has sufrido anorexia? Eres y seras la anoréxica toda tu vida.
¿Que has tomado drogas? Eres y seras el drogadicto para los restos.
Y así con todo.
No importa que hayas rehecho tu vida, que hayas luchado como un león para salir adelante, para no hundirte mas en el barro en el que te lanzan los abusos. Todo eso, no importa.
A ellos, a la sociedad, a las familias enfermas y tóxicas les viene muy bien colocarte el cartelito. Se sienten cómodos de esta manera. No les interesa verte de otra.
Porque si lo hicieran, sus propias miserias y sus propias frustraciones que tanto intentan esconder, saldrían a flote y eso, no se lo pueden permitir.
  

El ex futbolista internacional rememora en EL MUNDO una vida marcada por los abusos sufridos durante su infancia.

Yo llevaba un cartel luminoso que decía: 'Julio Alberto, drogadicto'». Mis padres se separaron y el tribunal de menores decidió meterme en un orfanato. 

No entendía nada.


Y llegó el «bloqueo». «A los 12 años un monitor abusó sexualmente de mí durante un campamento de verano». Así lo escribe en su libro, donde apunta a otros episodios similares en su infancia.«No lo hablé con alguien hasta los 50 años. Siempre lo llevé conmigo. Cuando expliqué los abusos que había sufrido a mi terapeuta en Proyecto Hombre, le rompí dos sillas en la cabeza. Una de ellas la pusieron en el patio del centro como símbolo. Llevaba tanta rabia y odio acumulado... Me sentí liberado. De niño, no tenía defensa posible. Nadie a quien acudir. Pasé meses sin hablar. Sólo me dedicaba a estudiar y a hacer deporte. Estudiaba tanto para olvidar que me convertí en el mejor alumno. Sólo quería leer y leer para bloquear esos otros sentimientos. Y aun así no lo conseguía. Tengo su cara grabada en mi memoria».Instinto de supervivencia.     

«No elegí jugar al fútbol. El fútbol me escogió a mí para sacar adelante a mi familia»

La gente siempre juzgó. Todos te cuestionan, te miran. Si tienes gripe y llegas tarde, piensan que te estás drogando otra vez. Si un día no te afeitas, lo mismo. 
¿Sabe algo que no soporto? Cuando alguien me suelta: '¿Y cómo vas de aquello?' Siempre contesto lo mismo: '¿Y cómo está tu puta madre? Porque tú te metías droga conmigo, ¿ya no te acuerdas?'».

http://www.elmundo.es/deportes/2016/04/18/5713c131468aeb681f8b4613.html


"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"

15 abril 2016

"INVISIBLE"


Invisibles.
Así es como nos sentimos la mayor parte de nuestras vidas las víctimas, los supervivientes de abusos sexuales en la infancia.
Invisibles a ojos de los demás, de la sociedad, de las instituciones, de las propias familias.
Invisibles, hasta a veces, para nosotros mism@s.
Comparto este poema en el que me he sentido reflejada, porque quizá siempre esperamos que alguien aparezca a nuestras llamadas de auxilio tan claras pero a su vez, tan invisibles.


               "INVISIBLE"

Llevo días oculto entre estos muros
esperando que vengan a buscarme.
No se cuantos serán ni cuanto tiempo
tendré hasta que me encuentren.
Mientras tanto,
tecleo este poema que puede ser el ultimo
y que no leerá nadie.

Se que es un acto inútil,
pero sigo escribiendo
para llenar el aire de una casa
a la que nadie llega,
en la que no aparecen señales de peligro.

Quizá no vengan nunca.
Tal vez, todo este tiempo
haya sido invisible.


Antonio Rodríguez Jiménez (Ganador 2014 del XVIII Premio Internacional "Antonio Machado en Baeza)


 "CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"





12 abril 2016

"CUANDO NADIE SE DA CUENTA"



                                                                                  Al igual que pasaba conmigo que nadie se percataba ni se daba cuenta, yo también conocí, remontándome a mis vivencias y amistades pasadas, a varias personas que habían sufrido abusos, o que los estaban sufriendo.
Lamentablemente, lo último que supe de estas personas no es bueno, drogas, prostitución, alcoholismo y trastornos alimentarios.
Cuando nos conocimos, lejos de verme reflejada en ellas  o ellas en mi, ni yo ni estas personas encontramos similitudes en nuestras vidas.
En ese momento no.
Pero con la perspectiva del tiempo y del entendimiento y asimilación de los abusos que nos sucedieron, puedo ver todos los puntos en común que nos unían.
Además, algunas de ellas incluso comentaron, lo que les pasaba o había pasado  con tal o cual persona de su familia.  ¡Y yo no caí! ¡No caí ni en su caso ni el mio propio!
Me da un poco de rabia el pensar en la oportunidad que hubiéramos tenido tanto ellas como yo de hablar, de poner hechos en común sobre la mesa, de ayudarnos mutuamente y descifrar el porque de nuestras vidas en esos momentos.
Y tal vez, de no caer en el declive en el que caímos y del que por suerte, escapé en muchos aspectos, pero no se si ellas han tenido parte de esa suerte.
Recuerdo las conversaciones que manteníamos y la distancia emocional en la que nos refugiábamos para no hablar más de la cuenta del tema y que no doliera tanto.
 
Sin ser, al menos yo, verdaderamente consciente de la gravedad de lo que nos había sucedido.
Recuerdo a estas personas con cariño y tristeza, la misma que siento por mi misma, cuando vuelvo la vista a mi pasado y a resquicios de mi presente.

A veces me veo como si fuera otra. La de aquella época.
Y que la Ambar de ahora, que aún no está recuperada del todo y a veces pienso que nunca lo estará, siente dolor  e impotencia por no haberse dado cuenta antes de todo esto y así evitar mucha de la mierda que ha vivido, transformada ahora en secuelas, algunas de ellas difíciles de calmar. 
Pero me gustaría no tener que culparme también por esto, a pesar de que me duele recordarlo. Las cosas son como son y te das cuenta cuando tienes que hacerlo, ni antes ni después.

10 abril 2016

"LOS ABUSOS SEXUALES EN LA INFANCIA Y LA DESCONFIANZA"



Las relaciones de pareja de una persona que ha pasado por abusos son normalmente muy complejas y tormentosas. Tiendes a buscar, sin ser consciente de ello, personas que de alguna manera te anulan, te humillan y te hacen sentir como te sientes tu siempre, como un objeto sin valor al que pueden machacar y tu te das cuenta siempre demasiado tarde. 
Pero vuelves a caer. 
Una vez y otra.
Mi primera pareja fue una relación de 5 años,  con boda incluida.  La infidelidad, con esta persona, no se si por inmadurez  o más bien por la promiscuidad que llevaba añadida como secuela, fue la nota de esta relación. Pero a el le daba igual, lo sabia, eramos unos críos. Y yo pensaba que si esto era el matrimonio, ¡vaya chollo!
¡Que inconsciente e ignorante era!  
Dejamos la relacion a los cinco años y yo salia con un compañero de clase. Duramos unos dos años. Pero yo empecé a querer salir de fiesta, con otro estilo de gente y acabó por romperse la relación. Aquí nunca hubo malos tratos en ningún aspecto. Era buen chico también.
Las demás relaciones largas que vinieron después, que fueron unas cinco o seis más de uno, dos años, fueron iguales en los componentes de la violencia física y/o psicológica.
Patadas, insultos, humillaciones, incomprensión, una locura, y una tortura. 
Cada pareja era peor que la anterior, no es excusa, pero también eran personas con vidas un tanto desestructuradas.
¡Parecía que hacía una entrevista antes de conocerlos porque todos coincidían en las mismas actitudes!
Yo no estaba bien con ninguno de ellos, se convertía siempre la relación en un infierno de maltrato si no físico, psicológico, añadiendo además mis trastornos alimenticios, mi intento de suicidio, mi inestabilidad familiar carente de apoyo alguno.
Me veía sola, enganchada a relaciones que no me aportaban más que dolor, angustia y por supuesto, más soledad.
La desconfianza hace mella en la vida de muchas personas victimas de abusos, y es una condena que pesa.  
No te fías de nadie, y  de los hombres, menos.  Encima, en mi caso, tengo el añadido de la prostitución, tantos años, viendo, soportando, escuchando los deseos ocultos y perversos de algunos hombres, lo cual agravaba más mi desconfianza en ese género.
Más discusiones por este tema. Dejabas la relación una semana, volvías, una dependencia total a ese tipo de parejas.
¡Era como algo que no podía controlar! 
No tenía ayuda por ningún lado, solo me llevaba golpes por todas partes e incluso, varias personas de mi familia me acusaban de ser la culpable de lo que me pasaba y que me aguantase, que yo me lo había buscado.
¡Te ves tan sola! 
Yo estaba convencida que no merecía nada mejor que eso, que era culpa mía y por eso salían mal todas las relaciones, que era imposible que mantuviera una pareja por mucho tiempo.
Entre todos, ¡me han humillado tanto algunos de ellos, me han hecho sentir tan poca cosa! 
Un psicólogo, de la seguridad social, me llego a decir que yo me buscaba los malos tratos de mis parejas porque los confundía con mi promiscuidad sexual. ¡Claro, pobrecitos! 
¡¡¡¡¡¡¡¡¿Y yo que? !!!!!!!!!!!!!
Aún me dura parte de esa desconfianza, lo que mas me gustó de mi pareja actual, es que no se parece en nada a todas esas anteriores relaciones, ni como pareja, ni como persona. No cumple ninguno de los requisitos que tanto odio, de la imagen que yo tengo formada de algunos  hombres, cosa que yo agradezco enormemente y lo que nos ha llevado a hacer duradera la relación.
El mundo personal de cualquiera, ya de por si es complejo, pero el de una victima de abusos, todavía lo es más. 
Puede llegar a convertirse en una verdadera pesadilla.

06 abril 2016

"RECOGIDA DE FIRMAS"

 

"PEDIMOS TERAPIA PSICOLÓGICA ESPECIALIZADA EN LA SANIDAD PUBLICA PARA VÍCTIMAS DE ABUSOS EN LA INFANCIA".  

 



Soy superviviente de abusos en mi infancia y como muchos otros supervivientes, nos quedamos olvidad@s sin recibir atención psicológica adecuada en la sanidad publica.
No existe una terapia psicológica real y continuada en atención primaria para tratar a los supervivientes de abusos.

Cuando se abusa de un niñ@, las alteraciones neurobiológicas como consecuencia del abuso, no solo aumentan la posibilidad de padecer trastornos mentales en la adultez sino que también aumentan las posibilidades de padecer trastornos orgánicos futuros, así como alteraciones conductuales.

Lo ideal es empezar a tratar al niñ@ abusado lo mas pronto posible para paliar las múltiples secuelas que van a derivar de esa agresión.

Cuando esta posibilidad no existe, bien porque el niñ@ no lo ha contado, o porque no es consciente de ello (el cerebro bloquea muchos hechos traumáticos), bien porque la familia lo silencia, este niñ@ se hace adulto y las secuelas que arrastra no han sido tratadas, es necesaria la terapia, la ayuda psicológica para poder recuperar un poco o un mucho de esa vida que nos robaron.

No todas l@s supervivientes de abusos, tenemos recursos para hacer frente a los costes que suponen los profesionales del sector privado, quedando así desamparados y abandonados a su suerte.

NO HAY SUFICIENTES PROFESIONALES ESPECIALIZADOS EN LA SANIDAD PUBLICA PARA HACER UN CORRECTO Y CONTINUADO TRATAMIENTO Y SEGUIMIENTO A SUPERVIVIENTES DE ABUSOS.

Firma esta petición para solicitar al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad la creación de una terapia especializada y real en atención primaria para tratar a las víctimas de abusos en la infancia. Muchas gracias!

TENEMOS DERECHO A RECUPERAR NUESTRAS VIDAS.


"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"
                                                                                                                                     










03 marzo 2016

"ABUSO SEXUAL INFANTIL, UN PROBLEMA DE TODOS"



Me gustaría compartir este vídeo.
Un vídeo en el que queda reflejado perfectamente que los abusos en la infancia, son un problema de todos.

https://www.youtube.com/watch?v=VpPEXiStg2c&feature=youtu.be

El abuso sexual infantil es un problema a nivel mundial.
Es un problema y muy grave que no entiende de clases sociales.
Es un problema que roba infancias y destroza vidas enteras.
En algunos casos, también las quita.
Los casos de abusos son cada vez mas notorios, cada vez salen mas a la luz. Pero así y todo, no son más que la punta del iceberg los que nos dan a conocer por los medios.
En tu escalera puede haber un niño sufriendo abusos, en tu colegio, en tu barrio, en tu propia familia. Esa vecina con la que hablas, ese chico tan retraído o el otro tan rebelde. Esa persona deprimida o esa prostituta. Esa niña que juega en el parque al lado de tu hij@ puede estar sufriendo abusos. Esa madre que vigila sigilosa a sus retoños para que no les ocurra nunca lo que ella vivió.
Esa chica anoréxica que todos creen que es tonta por no comer. Ese chico que no quiere salir de fiesta a pesar de tener veinte años y que prefiere quedarse en casa.
Cualquiera puede sufrirlo, cualquiera puede haberlo sufrido. Hay que estar atentos siempre.
No han podido hacer nada por muchos de nosotros, que ya somos adultos, que no encontramos ayuda en su momento y ahora cargamos nuestra mochila a la espalda día tras día.
Pero si podemos intentar evitar otros muchos, evitar que roben más infancias, evitar que destrocen más vidas.
Es cuestión de concienciarnos de que este grave problema EXISTE y mucho más cerca de lo que imaginamos.





"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"

01 febrero 2016

SI, TENGO TLP, ¿Y QUE?




Pues si, tengo TLP.
O para que nos entendamos todos, Trastorno Límite de la Personalidad.

De hecho, lo curioso es que me lo diagnosticaron hace muchos años, antes y después del intento de suicidio. Ni caso le hice a los informes médicos, ya tenia bastante con retener mi propia existencia en el mundo! Lo triste es que tampoco nadie le hizo caso por mi.
Lo tengo diagnosticado en dos o tres de estos informes y me he dado cuenta ahora, a pesar de que sé que parece patético. ¿Ahora? Pues si, ahora. Que quieres que te diga, las cosas vienen cuando vienen y aparecen cuando aparecen, delante de tus ojos, de tu mente, de tu alma.
Ni antes, ni después.

Me siento un poco estúpida, porque teniendo esto en mis manos, podría haber hecho algo por mi misma buscando ayuda en ese aspecto y no seguir en esa espiral sin freno de la que escapé de milagro y con mucha fuerza de voluntad.
Nunca caí en la cuenta de lo que me pasaba, que eso tenia un nombre, un nombre clínico. Hasta hace un par de días.
Triste y absurdo, pero es así!

Intenté tratarme la anorexia y la bulimia. En ningún momento me pidieron estos informes ni me comentaron nada de TLP, ni de posibles abusos, claro esta. Parece ser que si tu no comentas nada de abusos, no lo cuentan como posibilidad, a pesar de haber ejercido la prostitución desde muy pronto, promiscuidad, suicidio, drogas, trastornos alimentarios, etc, etc.
No tuve suerte en ese aspecto!
También acudí a asociaciones de abusos, una vez empecé a ser consciente de lo que me había sucedido de niña, para asistir a grupos de terapia y a gams (grupos de ayuda mutua).
Por su coste económico, tuve que prescindir de algunos de estos. Y por dificultad geográfica, también de otros.
En ningún momento, habiendo pasado por decenas de psicólogos posteriormente a mi diagnostico inicial, me han hablado de este tema.
Ni recuerdo si yo llevaba estos informes o no, imagino que si, pero no estoy segura. Así que puede que sea fallo mio. O no. O fallo de ellos por no atisbar siquiera esa posibilidad. Lo que me ha hecho perder una cantidad considerable de años en mi "recuperación", si es que se puede llamar así.

En fin, me lo he podido ir controlando, mejor dicho, apaciguando poco a poco como he podido yo sola, pero por supuesto, no esta erradicado como quisiera.
Siempre he sabido que era diferente, desde pequeña.
Desconfío de las personas en exceso.
No me permito ser feliz.
Tengo pánico al abandono y a su vez rechazo a la mayoría de personas como simple arma de defensa. Por supervivencia básicamente.
No disfruto de mi misma ni de la vida como desearía, en plenitud.
No me gusta sentirme así, pero no puedo controlarlo.

Parecerá estúpido pero me siento como liberada, por haber descubierto, por haber re-descubierto mi patología.
Ahora entiendo el porque de muchas de mis reacciones, de mis pensamientos, de mis miedos. Y si, se que sigo teniéndolos y pienso ir a tratarlos en la medida que pueda, no yo sola, ya no. Que no quede porque no lo he intentado!

Que si, que los abusos te joden la vida y te obligan a analizarte minuciosamente cada día de tu vida, cada minuto y cada segundo.
Te obligan a aprender de nuevo a confiar, en ti y en el resto.
A quererte a ti misma y al prójimo.
A no ver gigantes donde sólo hay molinos.
A hacerte valer de cara a los demás, no ser un simple títere en sus manos.
A decir NO cuando estás diciendo "si" por compromiso.
A tener esperanzas e ilusiones.
A intentar hacer el esfuerzo de llevarlas a cabo.
Sencillamente, te obligan a VIVIR.

Pues eso, que voy a darle otra oportunidad a la psicología y seguramente, a mi misma!


"CADA ABUSO QUE EVITAMOS, SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"

02 septiembre 2015

"CUANDO EL ABUSO ES EN CASA, ¿QUIEN LO VE?"




Quiero hacer referencia al post que publique ayer de Unicef,  en el que un vídeo muestra muy bien la manera de dar a conocer los peligros que entraña un acto tan sencillo e inocente, en la calle, para atraer la atención de un niño.
Pero Unicef se olvida de que muchos, muchísimos casos de abusos ocurren en el interior de la familia, circulo amigos, etc. El entorno cercano de la víctima.
¿Donde esta la prevención aquí? ¿Que detonantes hacen que para un vecino, profesor, familiar salte la alarma de que esta pasando algo que no es normal?

La mayoría de los abusos ocurridos en tu entorno pasan desapercibidos o incluso, por desgracia en muchos casos, son encubiertos por las propias familias que te acusan a ti de inventártelo todo, de mentir y de lanzar calumnias contra el abusador.
Como muchos sabemos, muchos de los abusadores son personas respetables, de conducta intachable a los ojos de los demás, de la propia familia y de fuera, vecinos, conocidos, etc.
Poco se puede hacer si la sociedad en muchos casos no quiere ver, si giran la cara y miran hacia otro lado. Como víctima te quedas sol@, con tus miedos y tu soledad durante años y años.

Hay que profundizar mucho más, hacer mas incapié en dar a conocer en los centros educativos, en los medios de comunicación, en la propia calle, los comportamientos indicativos en niños y adultos que están sufriendo o han sufrido abusos.
Falta mucho por hacer en este campo. La labor de muchos es encomiable, desde blogs, foros, paginas, etc. pero, por desgracia, no es suficiente.


"CADA ABUSO QUE EVITAMOS SON MUCHAS VIDAS QUE SALVAMOS"